13 agosto 2008

Mi última adquisición

Una de las cosas que más me gusta de poder estar en tantos sitios del mundo como parte de mi trabajo, es poder traer "recuerdos" o objetos de diferentes lugares. Objetos que de otra manera, no encontraría donde vivo. Objetos únicos que le dan un caracter especial.
Comenzé adquiriendo un camello en Bahrain. No es que me gustara mucho pero todo el mundo compraba camellos. Era lo típico y el objeto "novedoso" a regalar. Compré uno grande para mi casa y compré un par de ellos pequeños para dos buenos amigos. Luego llegó el elefante tallado en ébano de Mombassa. Un precioso elefante tallado cuyo peso es mayor a lo que uno caabría esperar. Adorna la entrada de mi casa. Una mañana paseaba por la playa de Goa y había un vendedor de lienzos. Me llamó la atención una pintura con un naranja predominante y extrañas figuras. Según el vendedor, eran símbolos colombinos. Hoy el lienzo cuelga del salón de mi casa sobre el sofá. Estando en Karumba, la segunda isla de Las Maldivas que visité se me ocurrió que me gustaría tener algo de recuerdo de aquella paradisiaca visita. Un pez de madera color amarillo fue el resultado y hoy adorna el baño sobre el mueble de las toallas. Una de mis ultimas adquisiciones fue otro lienzo.Volví a Kenia y esta vez me llevé a mi hermano y volví a sucumbir por la compra de artesanía del lugar. Esta vez fue una girafa tallada en madera que nunca me llégué a llevar a España por su tamaño y está en mi habitación a escasos metros de donde escribo estas lineas. Una de mis últimas adquisicones fue otro lienzo. Este me gustó por su predominante color azul. Es precedente de Damasco y lo compré en el zoco por poco dinero.
De unos meses a esta parte, cuando comenzé a trabajar para mi compañía actual, colecciono imanes de ciudades europeas. El último un imán de Amsterdan. Mañana por la noche voy a Zurich y allí sumaré un nuevo imán a mi flamante colección.
Hoy he venido de Bruselas y debido a una huelga de personal de tierra, he hecho mi ´´ultima adquisición. Y digo, debido a esta huelga, porque el objeto en cuestión lo compré ayer; un día en que se supone que debería haber estado en Munich. Sin embargo, me quedé un día más en Bruselas y lo ví. Tenía que comprarlo. ¿Destino? ¿Casualidad? No lo sé, pero es entrañable, y todos los que leeis este blog sabeis porqué. He aqui, mi nueva adquisición...



2 comentarios:

El Sombrerero Loco dijo...

Yo tb colecciono imanes para la nevera!! :D tengo un montón aunque claro, tu me superarás en cuestión de semanas seguro :D jejeejejeje

The Bücker Pilot dijo...

Jeje, una adquisición muy apropiada. La verdad es que tu casa tiene que ser una pasada con tantos recuerdos ;)