13 noviembre 2007

El mundo al reves

Alguna vez alguien se ha planteado lo genial que sería que el mundo avanzara al revés.
Es decir, que en vez de nacer con 0 áños y 0 días, nazcas con 99 años y 3 días por ejemplo y en vez de cumplir años los restes. En vez de tener "cumpleaños" tendríamos "resta-años".
Sería genial porque llegariamos a la "madurez" que sería la "juventúd". Seríamos jóvenes con energía, con vitalidad, con ilusiones y con toda la experiencia de alguien que ya ha pasado la adolescencia. Bajo mi punto de vista sería bastante más productivo y efectivo que el sistema actual. Muchos niños perdidos, entre los cuales me incluyo, hubieran hecho las cosas mejor en sus vidas si hubieran llegado a los 23 años por ejemplo teniendo la experiencia que uno tiene a los 32. Cambiemos los números de orden. El 3 en lugar del 2 y el 2 del lugar del 3. La vida sería quizás muy diferente si llegaramos a los 23 después de haber vivido los 32, 31,30, 29...etc. Primero trabajariamos para aprender lo dura que es la vida. Luego, cuando ya estaríamos cansados de trabajar estudiaríamos y aprovechariamos el tiempo libre que te deja ser un estudiante. La última étapa la podríamos dedicar a jugar y a recolectar los frutos de una larga vida de trabajo y estudio. Lo importante es que después de ser maduro serías joven y podrías disfrutar de tu juventud con completa madurez. Pensadlo, cuántas cosas podrían ser diferentes...

Peter

2 comentarios:

MadRod, ErRó dijo...

Te juro que sí que me lo había planteado. Incluso hice un cálculo para nacer con 85 años, y llegaba a la conclusión de que tras 17 años de estudios y 40 de trabajo... ¡nos jubilaríamos con 28! Guay... E imagina ir haciéndote viejecito de a poco, dejándole los dientes al ratoncito Pérez en lugar de a tu dentista, e ir apagándote poco a poco mientras alguien te da potitos y te hace carantoñas... qué final tan dulce!
Si, el mundo está al revés de como debería ser.

Campanilla dijo...

Tienes toda la razón con esta entrada, pero el motivo de volver aquí no es este, sino tu entrada sobre Wendy, Campanilla y Peter.
Como ya le he dicho a tu irascible amiga Campanita, si tú no has escrito algo deberías mencionarlo, y más si conoces la fuente, porque claro, por qué tengo yo que adivinar que lo escribió otra persona que no es el autor de este blog? Además, aunque tú no lo escribieses, si lo publicas aquí es porque estás de acuerdo, digo yo, así que puedo decirte igualmente que, a mi parecer, estás equivocado. De todas formas, quizás sí tengáis razón en que fui demasiado borde, aunque como ya le he dicho a tu amiga no era mi intención, ni me di cuenta, de todas formas si crees que te debo una disculpa, no dudes de que la tendrás.
Así mismo, ojeé tu blog aunque no lo mencionara, y realmente me vi reflejada en muchas cosas, así que seguramente vuelva a leerte, por supuesto.
Pd: No le guardo ningún rencor a tu querida amiga Campanita. Ataqué a su Peter... Yo sé bien lo que es eso. Soy la primera que "agarra de los pelos" a cualquiera que pudiera hablar de más de MI Peter. Ha reaccionado como yo lo hago, así que lo entiendo.
Encantada de conocerte. De conoceros.